lunes, agosto 20, 2007



The Darkness. (Primera reseña de un videojuego).









Saludos de nuevo. Tratando de dedicarle más atención al blog y no consiguiéndolo ha pasado el tiempo. Un nuev miembro ha llegado a mi familia gracias a la generosidad de mi novia que, no sabiendo bien lo que hizo, me regaló una flamante Playstation3. La bestia en cuestión ha sido bautizada (yo siempe le pongo nombre a todo, mi mano derecha, por ejemlo, se llama Leopold) como Gilgamesh. Como maravilloso portal para disfrutar de historias tanto como cualquier otro medio, estos días atrás he descubierto un joya de juego, The Darkness. Este no es un blog de sobre videojuegos y no voy a volcarme en las excelencias jugables, solo me detendré en sus delicias atrtísticas.


Tampoco quiero hacer este post muy largo, sobre todo porque estoy trabajando, así que deciros que este juego tiene una recreación del infierno de lo más turbadora, aterradora y triste que he visto. Es una trinchera de la Primera Guerra Mundial (o segunda, no queda muy claro) en la que soldados británicos y alemanes siguen enfrentándose por toda la eternidad en un mundo bajo un cielo perpetuamente enrojecido por el fuego y la guerra. El humo, las explosiones, las muertes, más que asustar, dan una sensación de desolación y tristeza perpetua. El terror de este infierno viene de la mano de los soldados, deformes los alemanes, con caras cadavéricasy demoníacas, y con los rostros cosidos con terribles vespuntes los ingleses.


En este terrible lugar los Ccuatro Ginetes del apocalípsis campan a su antojo. Es impactante ver a Peste atado en una colina, como prisionero de su propio poder, sin que nadie pueda acercarse a él/ella porque todo a su alrededor está infectado de su presencia. Aterrador es contemplar el caballo de Hambre, famélico y deforme, comiendo quién sabe qué de un plato mugriento. Pero lo que más me inspiró, asustó y emocionó fue la representación de Guerra. Los cradores han utilizado la imagen del cañón alemnán, Garn Berta, que era de dimensiones ciclópeas y la han quintuplicado en tamaño además de darle un aspecto más vivo, como una imagen demoníaca y apocalíptica cuyos cañonazos hacen temblar todo el mundo.


En fin, estas son algunas de las maravillas que me han cautivado de este juego, cuya dirección artística y argumental merecen una exposición en cualquier galería.




Un saludo y felices pesadillas.